Deporte y calidad de vida

La práctica deportiva, es LA ORGANIZACIÓN DEL JUEGO CON REGLAS esta actividad trae innumerables beneficios para los sujetos. Desde lo físico, la salud y lo social y fundamentalmente desde lo PSICOLOGICO.

Partiendo solo desde  lo más básico e importante en nuestra construcción  subjetiva que es UN   JUEGO…….de allí en más  mucho por pensar y sobre todo practicar, o tan solo permitirse participar.

La cultura de la PRACTICA DEPORTIVA  constituye, la parte más compleja de nosotros mismos ya que nos permite relacionarnos no solo con otras personas si no con nuestro  DESEO  y esto tiene un  gran valor psicológico   fundamentalmente en nuestra  naturaleza humana y para nuestra salud.

Aquellos que hacen de su vida el “SER  POLICIA”  deben realizar un gran esfuerzo para lograr el  equilibrio  entre la mente el cuerpo y la sociedad,    esta honorable profesión, se ve signada a diario a confrontar situaciones de violencia, injusticia, agresión, etc. Todo esto da como resultado un alto grado de estrés entre otros síntomas.

La practica deportiva   es una gran actividad a realizar ya que el deporte desde su lugar de salud favorece al sujeto en posibilitarle un espacio que le pertenece donde va a conjugar  una necesidad básica la del juego y además una gran posibilidad de catarsis y de un protagonismo donde el policía podrá tener otras  variables motivacionales.

Por  la vía del deporte también aprenderá y comprenderá las variables emocionales como la frustración, la ansiedad,  la angustia entre las mas destacadas donde se le permitirá expresarlas canalizarlas y por sobre todo controlarlas, creando así recursos instrumentales que le servirá para otras actividades por fuera del deporte.

La práctica deportiva además de mejoras individuales es una práctica colectiva donde  la inserción social se conjuga perfectamente con la integración de  todos sus actores relacionándolos y ubicándolos a todos por igual, y debiendo realizar el mismo esfuerzo actitudinal

Desde lo grupal se recorre el camino al EQUIPO  y todo eso a través  del DEPORTE donde lideres,  roles y funciones se alternan  y  la complementariedad se torna  indispensable en la búsqueda de un logro en común. La cohesión, los objetivos y la meta se logran no en un resultado solamente si no en lo mas importante haber encontrado un lugar diferente para el DESEO PROPIO, un lugar de SALUD, DE SATISFACCION y por sobre todo de BIENESTAR  PERSONAL.

Es por todo esto que necesitamos apostar a la práctica deportiva y poder vencer las resistencias cotidianas y a NOSOTROS MISMOS  para poder proyectarnos a algo que si es posible de  disfrutar,  una MEJOR CALIDAD DE VIDA.  

Dra. María de los Ángeles Cavagnaro

Psicóloga Mat. 2634

Jefa (I) Dpto. Psicología D.G.M.L.P.   

Stress: característica del personal policial

No es nada nuevo decir que el trabajo policíaco es uno de los más estresantes y sus factores algo obvios, ya que pruebas empíricas sobran. Pero lo que últimamente se encuentra desgastada es la palabra stress, tan corriente que ya no sabemos a que hace ref

El stress es una respuesta no específica del cuerpo y la psiquis hacia cualquier demanda sobre él, pero solo llega a ser un problema si se prolonga en el tiempo, o si no es controlado adecuadamente.

Podemos decir que el estrés es bueno en la medida justa, ya que aumenta el rendimiento para  realizar las actividades diarias, y la energía suficiente para lograrlo. Ante cualquier situación que requiera una adaptación el organismo se alarma para poder ejecutar una respuesta adecuada y obtener nuevamente el control. Obtenido este nos relajamos y volvemos al estado de reposo. Si por el contrario la situación continúa ponemos en marcha mayor gasto de energía para lograr el comportamiento necesario.

Si las condiciones persisten se agotan los recursos orgánicos y emocionales. A esto hace referencia el stress patológico llamado DIESTRES, cuyo resultado es desadaptativo, ya que resulta imposible vivir en un estado de tensión continua, la cual genera tensión y bloquean al individuo.

El stress no requiere de un episodio particular traumático. Basta con sucesivas incitaciones de menor carácter que provocan ese estado de alerta continua.

Ahora bien, el policía no solo sufre de los cambios sociales y políticos propios de cada época que nos afectan  a todos, sino que se le suma, como organización pública, una complejidad de funciones y atribuciones asignadas normativamente. La primer función del policía es la acción preventiva- represiva concreta, el control, la aprehensión, pero a su vez se les exige que sean respetuosos, atentos, autocontrolados, incluso aunque sean fuertemente provocados por diferentes sujetos.

Provocaciones que no faltan a cada instante ya que trabajan con personas segregadas socialmente, con los peores ejemplos del actuación humana.

Por su naturaleza misma la policía es el referente fáctico y necesario del límite y por eso son desacreditados desafiantemente por ciertas “bandas”, las cuales se diluyen ante este enemigo común.

Así la muerte los acecha permanentemente y no existe ninguna garantía de futuro. El miedo moviliza a estos guardianes del orden, miedos suscitados por otros hombres, ya que la  multiplicidad de personas con las que se relacionan constituyen para ellos impredecible variedad de riesgos, como así también el miedo de sus propias pasiones.

Si bien existen las diferencias interpersonales entre un policía y otro, hay situaciones comunes que provocan un desmoronamiento del individuo: el miedo a ser dañado, amenazado o puesto a prueba; las herramientas de trabajo, que si bien pueden dar la sensación de poder, genera otros tipos de riesgo; la desvalorización social con respecto a la figura del policía; que la recompensa por su labor solo sea la satisfacción personal; las jornadas extensas de labor que debilita los lazos afectivos, etc.  Son situaciones clichés dentro de la organización policíaca.

Si bien hay excesivos signos indicadores del stress como: depresión, insatisfacción ante la vida, bajo rendimiento, afecciones psicosomáticas; las salidas que se otorgan son objetos de consumo como psicofármacos, analgésicos, o soluciones superficiales como por ejemplo hacer más deporte. Esto deja sin preguntarse ¿Que situaciones esta produciendo ese dolor, ese sufrimiento? ¿Qué se esta expresando por medio de ese dolor? ¿Cuál es el mensaje del cuerpo? En el caso del policía ¿Cómo puede tolerar estas situaciones durante años?

Por diferentes mecanismos defensivos como la represión, negación, racionalización de lo sucedido, se hacen intentos de ocultar las emociones y el sufrimiento. Pero esto solo acarrea más consecuencias negativas.

Ante esto se vuelve obvia la necesidad de preparación psíquica adecuada, pero mas obvia la necesidad de un espacio donde a través de la escucha y reflexión, del espacio a la palabra, del intento de historización, se puedan desnaturalizar ciertas situaciones que el policía vive como obvias, como sin sentido. Ayudar a descubrir el sentido y efecto particular de lo que se padece. Padecimiento no siempre bien atendido.

Si este padecimiento particular además de ser detectado es evaluado para  ser asistido, podremos registrar la diversidad, diversidad que supone un reconocimiento de esa diferenciación por parte de la institución policial.

Hoy este policía necesita ayuda, le pasan cosas, que puede compartir con el grupo o no, esto significa pensar en términos de convivencia y respeto; esto requiere tiempo y de ninguna manera es tiempo perdido.

Propiciar un espacio donde las diferentes problemáticas emerjan como problemas, haciéndolos responsables y tratando de vislumbrar particularidades, dentro de un espacio que ofrece la escucha a la palabra obturada, que es dilema sin problematizar, pero sin la mirada inquisidora, generalizada que se tiene del vivir. Eso ofrece el espacio de psicología.

Un espacio que permite implicarse  en la labor, para poder analizar los actos, resignificarlos, y no caer en la repetición. Trabajar caso por caso escuchando las particularidades. Es un proyecto de cambio y progreso del individuo.

Creo necesario reflexionar acerca de las realidades y de los imaginarios del policía, en el marco de una sociedad fragilizada.

Lorena Alegre

Psicóloga del Circulo de Oficiales de Policía-Asociación Mutual.

Historia sobre los Derechos del Niño

La Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó que, a partir de 1956, se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño, que se consagraría a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo entero y se destinaría a actividades

Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en noviembre de 1989.
La Convención de los Derechos del Niño es un conjunto de normas acordadas que deben respetar todos los países que la firmaron y ratificaron.
Sus artículos proponen nuevos aportes a los contenidos en la Declaración de los Derechos del Niño de 1959. Y fundamentalmente avanza en el aspecto jurídico, al hacer a los Estados firmantes “jurídicamente” responsables de su cumplimiento.
Entrada en vigor: 2 de septiembre de 1990, de conformidad con el artículo 49.

Declaración de los Derechos del Niño
Aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1959

Artículo 1º
El niño disfrutará de todos los derechos enunciados en esta declaración. Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.

Artículo 2º
El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.

Artículo 3º
El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.

Artículo 4º
El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social.
Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal.
El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

Artículo 5º
El niño física o mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social debe recibir el tratamiento, la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular.

Artículo 6º
El niño, para el pleno desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión.
Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre. La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia.
Para el mantenimiento de los hijos de familias numerosas conviene conceder subsidios estatales o de otra índole.

Artículo 7º
El niño tiene derecho a recibir educación que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social y llegar a ser un miembro útil de la sociedad.
El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres.
El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho.

Artículo 8º
El niño debe, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

Artículo 9º
El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación.
No será objeto de ningún tipo de trata.
No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.

Artículo 10º
El niño debe ser protegido contra las prácticas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa, o de cualquiera otra índole.
Debe ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes.

Recomendaciones alimentarias para policias

El trabajo policial cuenta de largas horas de trabajo en la calle, en donde el mismo tiene que cubrir todas sus necesidades.

El trabajo policial cuenta de largas horas de trabajo en la calle, en donde el mismo tiene que cubrir todas sus necesidades, siendo una de ellas la alimentación, aquí van algunas recomendaciones importantes a tener en cuenta:

  • Primero de todo comprar alimentos en lugares seguros, principalmente por la higiene, evitar adquirirlos en puestos de venta que se encuentren en la vía publica, ya sea por la inadecuada manipulación que pudo haber recibido el alimento, como por la falta de higiene personal del vendedor, y así evitar ingerir alimentos que se encuentren en mal estado, los cuales pueden provocar problemas de salud.
  • Realizar varias comidas al día, 4 como mínimo (desayuno, almuerzo, merienda y cena), de esta manera se sentirá mucho mejor, evite realizar largas horas de ayuno (sin ingerir alimento) esto afecta a su rendimiento. Es posible realizar estas comidas en la calle por ejemplo en desayuno y merienda puede estar presente un lácteo, galletitas o cereales y una fruta; en el almuerzo y cena trate de incorporar preparaciones que contengan vegetales, evite ingerir preparaciones fritas o muy grasas, puede consumir un sándwich saludable. También entre comidas puede realizar colaciones para controlar el picoteo o ansiedad.
  • Tomar abundante líquido a lo largo del día, optar por bebidas reducidas en azúcar o agua, tenga siempre a mano una botella de líquido, para mantenerse bien hidratado.
  • Evite consumir muy frecuente productos de panificación (facturas, bizcochos), snacks, fiambres, embutidos, golosinas por su alto contenido de grasa y azúcar.
  • Trate de incorporar todos los días lácteos, frutas y verduras.
  • Coma despacio y mastique muy bien los alimentos, de esta manera se predispone hacia una mejor digestión.
  • Si realiza una alimentación saludable durante su jornada, notara como se sentirá mucho mejor y así tendrá un mejor desempeño laboral. 

LICENCIADA EN NUTRICIÓN

MELISA SOVRANO

MATRICULA Nº 348

Fatiga laboral, ¿La estamos padeciendo?

La fatiga puede describirse como un estado de cansancio combinado con una reducción o variación ( no deseada) en el rendimiento de la actividad, interpretándola como ” el resultado de la interacción persona- trabajo”.

Para lograr saber si sufrimos de fatiga laboral primero debemos entender específicamente de que hablamos y así poder diferenciarla del stress; La fatiga puede describirse como un estado de cansancio combinado con una reducción o variación ( no deseada) en el rendimiento de la actividad, interpretándola como “ el resultado de la interacción persona- trabajo”.

La recuperación de la fatiga esta brindada por el descanso ya que aporta los elementos de recuperación necesarios, es por este motivo que las alteraciones o reducciones del periodo del sueño son importantes agentes de riesgo.

A lo largo del tiempo la fatiga laboral ha recibido diferentes nombres y se le ha dado muy distintas causales, hagamos un repaso en el tiempo:

·        “El virus de los yuppies” hoy todos sabemos y experimentamos que la fatiga crónica no afecta sólo a los ejecutivos.

·        “Encefalomielitis mialgica” nombre aplicado por los británicos refiriéndose a un origen que causara jaquecas constantes.

·        “Síndrome de disfunción inmunológica y fatiga crónica” nombre dado por los belgas, con origen de disfunción del sistema inmunológico.

·        “Karoshi” según los japoneses, refiriéndose a una patología de muerte súbita debida a fatiga laboral en la disfunción conjunta de varios órganos.

·        “Síndrome de fatiga postviral” en alusión a su posible origen vírico.

Hoy es conocida como el:

·        “Síndrome de BURN-OUT” o “síndrome del quemado” donde relaciona los diferentes tipos de fatigas: fisiológica (debida al esfuerzo del trabajo), muscular (intervienen las posturas, las cargas, los horarios), neurosensorial (intensidad y frecuencia del ruido), mental y psicológica causada tanto por exceso de información como por monotonía sumada a la rapidez o precisión requerida.

Ya dados los nombres y sus afecciones, es tiempo de describir los síntomas que nos informan si estamos padeciéndola:

Hinchazón de manos y pies, dolores generalizados, rigidez por las mañanas, irritabilidad, cansancio (con extrema duración y sin rehabilitación), sueño de mala calidad sin recuperación, trastornos de los apetitos (alimentación, sexo, etc), disminución de las defensas (herpes, cefaleas, afecciones en la piel, anginas virales, etc)

En el consultorio hay ciertas frases que se repiten describiendo un cansancio emocional producido por la fatiga laboral:

“Me siento emocionalmente cansado”

“Me levanto más cansado de lo que me acosté”

“Trabajar, para mí, es un esfuerzo y antes no lo era”

“Me siento frustrado”

“Me siento quemado por mi trabajo”

“Creo que estoy trabajando demasiado y no me recupero”

“Estar rodeado de gente en el trabajo no lo soporto””

Si usted utiliza estas frases cotidianamente, los consejos son:

·        Evitar la aparición de factores de riesgo.

·        Mejorar las condiciones de trabajo y los hábitos de vida.

·        Prevenir el abuso de drogas, alcohol u otros fármacos.

·        Mejorar el descanso nocturno.

·        Realizar actividad deportiva.

·        Recurrir a masajes relajantes.

·        Consultar a profesionales a tiempo.

NO TE FATIGUES… ESTAMOS PARA AYUDARTE.

Dra. María de los Ángeles Cavagnaro

Psicóloga Mat. 2634

 Jefa (I) Dpto. Psicología D.G.M.L.P

Consumo de sustancias y delito

Hoy en día nos enfrentamos a una serie de problemáticas sociales y culturales como son la drogadicción, la violencia en todos sus aspectos, el HIV y la globalización que lleva a la exclusión social como principal problemática.

Por supuesto que esto no es ajeno a nosotros, ya que todas estas problemáticas nos atraviesan constantemente en nuestra labor diaria como agentes de seguridad y somos testigos permanentes del aumento del consumo y de la violencia en las calles. Lamentablemente Santa Fe está dentro de las ciudades más violentas de Argentina y esto se debe en parte a la crisis social que atraviesa nuestro País, si bien se le atribuye gran protagonismo al consumo de sustancias, no se puede simplificar las causas de la violencia como una relación lineal con las drogas, pero sí podemos afirmar que consumo y  violencia están muy emparentadas.

En el marco del programa de investigación del Observatorio Nacional de drogas que depende de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y lucha contra el Narcotráfico de Presidencia de la Nación ( SEDRONAR) se realizó en Julio del año 2005 un trabajo de Investigación destinado a relacionar el uso de sustancias y la comisión de delitos. Esta investigación se llevo a cabo en la URI de la Policía de la Provincia de Santa Fe, con el apoyo de la Dirección de Drogas Peligrosas (actual Dirección General de Prevención y Control de Adicciones) y la División de Medicina Legal dependiente de la URI.

Para el Trabajo se utilizó la modalidad de encuesta de carácter anónima y voluntaria y se la implementó en los detenidos y/o demorados de las distintas Comisarías de las ciudades de Santa Fe y Santo Tomé. La URI estaba integrada en ese momento por 12 Comisarías, 12 Subcomisarías, 11 Seccionales y 4 Destacamentos que resguardaban la seguridad de aproximadamente 370.000 habitantes de la Ciudad de Santa Fe y 59.000 habitantes de la Ciudad de Santo Tomé.

Los datos que surgieron de la encuesta que en total sumaron 195 se analizaron y surgieron los siguientes resultados:

Características sociodemográficas:

  • La población demorada en las comisarías durante la semana de estudio fue en un 90% varones.
  • Respecto a la edad de los Ingresados, dos tercios tenían entre 11 a 25 años, en tanto el tercio restante tenía más de 25 años de edad.
  • El nivel de educación del grupo etáreo dio como resultado que solo habían completado el nivel medio de educación el 15,4% de los ingresados de 26 a 35 años y el 9,6 de los ingresados mayores de 35 años.
  • En lo que respecta a la situación conyugal, las tres cuartas partes eran solteros.
  • Reagrupando las categorías según condición de actividad (trabaja a tiempo completo, parcialmente o esporádicamente), desocupado (desempleados con y sin subsidio) e inactivos (estudiantes, amas de casa, jubilados o pensionados, rentistas o que no trabajan) los porcentajes indican un total del 58% de todos los ingresados eran económicamente activos, un 8,2% estaban desocupados y un 31,8% inactivos. De todas maneras de acuerdo a los datos anteriores, dentro de las personas ocupadas, en casi el 50% trabajaba esporádicamente, lo que está indicando una inserción precaria en la actividad económica.

Variables relacionadas con las detenciones:

Para el análisis de estas variables se tuvo en cuenta el barrio de residencia del sujeto, el barrio de detención y el motivo de la detención.

Para el análisis se dividió a la ciudad de Santa Fe en: Santa Fe Norte y Santa Fe Sur, y la Ciudad de Santo Tomé.

La mayoría de las detenciones se produjeron en la zona de Santa Fe Sur y en Santa Fe Norte casi un tercio.

Teniendo en cuenta el barrio de residencia se puede ver que la distribución se invierte y la mayoría vivía en Santa Fe Norte.

El estudio también discrimino entre días de semana y fin de semana para las detenciones y se vio que los fines de semana se incrementaban el número de detenciones.

Con respecto a los hechos que motivaron la detención; se observa que los delitos fueron causantes de las detenciones en el 49,7% de los casos, y dentro de estos los delitos contra la propiedad resultaron ser los más importantes. Las contravenciones (principalmente actos turbatorios y ebriedad) y el resguardo (principalmente de menores) representó cada uno el 20%. Y un 10% de las causas de detenciones respondió a averiguación de antecedentes.

Observados los tipos de hechos según los días en que se produjeron las detenciones, las mismas ocurrieron en mayor proporción durante el fin de semana, salvo las detenciones por delitos que tiene una distribución más homogénea entre semana y fin de semana.

El cuestionario indagaba sobre el consumo de sustancias psicoactivas 12 horas antes de la detención.

De las 195 detenciones, en 86 casos (el 44,1%) el hecho que provocó la detención estuvo asociado al consumo de alguna sustancia psicoactiva, determinándose que 109 detenidos (55,9%) no habían consumido sustancia alguna de las tenidas en cuenta.

La sustancia de mayor consumo fue el alcohol con el 34,3%, (67 casos de 195) seguido por los inhalantes con el 4%, sustancias tipo Cannabis con el 3%, tranquilizantes el 2% y por último cocaína y estimulantes con el 0,8%.

En los casos del consumo de Cannabis, inhalantes y cocaína el consumo siempre estuvo asociado al hecho por el cual la persona fue detenida.

En los casos de detenciones por la comisión de delitos, la distribución entre los casos con relación y sin relación al consumo es pareja;  a diferencia de los otros hechos, donde el 78% de las contravenciones estuvieron en relación al consumo y el 52% de los resguardos.

Durante el fin de semana las detenciones por hechos que tienen relación con el consumo de sustancias fueron del 53% frente al 32% que se realiza durante la semana.

Como puede verse en este trabajo, casi la mitad de los casos de las detenciones fueron a causa del consumo de sustancias y la mayoría se da por el de alcohol; de esta manera puede verse que el alcohol, es la sustancia que más problemas trae, ya que se encuentra involucrada en muchos accidentes de tránsito (4000 muertes en el 2007) y otros accidentes, violencia familiar, suicidios y problemas de salud derivados de su consumo excesivo. Por lo expuesto, se puede ver que el alcohol esta lejos de poder ser considerada una “droga blanda”y que su consumo se encuentra a la cabeza en nuestro País (62,9%).

Si bien este estudio realizado en nuestra comunidad nos da algún acercamiento de cómo se relacionan las drogas con  los delitos; es solo una parte de la realidad ya que hay otras manifestaciones de la violencia que muchas veces queda oculta, como es la violencia familiar no denunciada, la violencia psicológica y los abusos sexuales en el contexto del consumo de sustancias.

Dirección General de Prevención y Control de Adicciones

Obispo Gelabert Nº 2677 de Santa Fe

teléfonos: 0342 – 4572894 ó 4572522.-